Motivos de las ballenas jorobadas

Es el año 2009, en una mañana cualquiera de la Antártida. Un grupo formado por 10 orcas se encuentra acechando a una foca cangrejera subida a un trozo de hielo.

 Las orcas se dividen, unas rodean a la foca mientras que otras se alejan suavemente. Desde cierta distancia, comienzan a nadar con fuerza hacia el trozo de hielo donde se encuentra la foca. Se aproximan a gran velocidad y, cuando se encuentran muy cerca, con una fuerte batida crean una ola dirigida. La ola avanza por la superficie del hielo hasta que alcanza a la foca y, probablemente sin entender qué ha ocurrido, es derribada. Una vez en el agua las orcas la rodean. Faltan segundos para su muerte. Probablemente primero jugarán con ella, lanzaran su cuerpo por los aires hasta que se aburran y entonces la devorarán.

 En ese momento dos ballenas jorobadas se interponen entre las orcas y la foca, impidiendo que puedan completar la maniobra (propia de su cultura). La foca, probablemente sin mucha idea de cómo ponerse a salvo, nada desesperadamente hacia las ballenas jorobadas. Entonces ocurre lo que nadie hubiese imaginado jamás, cuando la foca alcanza a una de las ballenas, ésta se da la vuelta y deja que la foca suba sobre su cuerpo, como si un bote salvavidas se tratase. Las ballenas se alejan, una de ellas nadando del revés y con la foca encima. Cuando las orcas se acercan, la ballena curva su cuerpo alejando a la foca del agua, manteniéndola lo más elevada posible. Si la foca se resbala, la ballena utiliza su aleta para recolocarla con mucho cuidado. Al alejarse lo suficiente, a una zona segura, la ballena deja a la foca en el agua.

El gif es una representación digital de la posición de la foca sobre el cuerpo de la ballena.



Esta es, más o menos, la descripción que hicieron Robert L. Pitman y John W. Durban en el año 2009 de lo que fue un evento fascinante (lo  publicaron en Natural History Mag). Pero no fue un fenómeno aislado, durante aquella expedición las ballenas protegían a las focas constantemente. Pitman y Durban explicaron estos comportamientos como aloparentales, cuidados parentales a un individuo que no es descendiente de uno (ej: mascotas).

Desde entonces se han observado eventos similares en otras partes del mundo, donde las ballenas jorobadas se enfrentan a las orcas salvando a individuos que no son de su grupo. Hay observaciones de focas, ballenas (jorobadas y grises) e incluso peces luna (Mola mola) salvados del ataque de las orcas. ¿Cuál es el porqué de todo esto? Un artículo de Robert L. Pitman publicado hace unas semanas hace un análisis de 115 eventos de este tipo e intenta darle una explicación. Pese a que en los medios se repite que es un misterio (p.ej: Science Alert Gizmondo), hay dos posibilidades no excluyentes: o bien las ballenas actúan por norma en contra de las orcas por motivos personales (suelen ser ballenas con cicatrices, probablemente resultado de otros enfrentamientos), o están actuando de forma altruista al salvar individuos que no tienen nada que ver con ellos.

Mi opinión es que debemos dejar de ver la naturaleza como un reloj suizo, especialmente en lo que respecta a comportamientos tan complejos como estos. Tampoco debemos olvidar que para cada porqué hay muchas respuestas posibles y coexistentes, más incluso que las propuestas por el gran Niko Tinbergen.

Tay

Este tema lo ha tratado también @Uhandrea en el Cuaderno de Cultura Científica